La llama olímpica se apaga sin fecha

COI

El COI pospone los Juegos de Tokio 2020, una cita olímpica que pasará a la historia

Desde que comenzó la pandemia mundial del COVID-19 los Juegos Olímpicos de Tokio se han convertido en uno de los principales puntos de mira bajo la intriga de su celebración. Finalmente el Comité Olímpico Internacional (COI) ha anunciado el aplazamiento de la competición más esperada por los deportistas de élite y para la que llevaban grandes tiempos preparándose. Así estos Juegos se convertirán en una cita olímpica histórica para toda la humanidad, ya no solo por las consecuencias económicas y sociales que pueda acarrear, sino porque es la primera vez que tiene lugar un aplazamiento olímpico.

La suspensión del recorrido de la antorcha olímpica por parte del Comité Olímpico Griego anticipaba lo que a día de hoy ya se ha convertido en una realidad. Como medida de prevención frente al coronavirus las autoridades griegas decidieron clausurar los museos y sitios arqueológicos de la región, pero a pesar de ello Japón seguía adelante con la celebración de los Juegos Olímpicos. El culmen llegó con la negativa de participación de Australia y Canadá, que anunciaron que no enviarían a ninguno de sus deportistas a Tokio si se mantenía la celebración para julio. Finalmente la expansión del virus y el miedo por el posible contagio de los deportistas han llevado al COI a forzar el aplazamiento de la cita olímpica.

Las mascarillas del coronavirus ante los aros olímpicos en Tokio. (EFE)

Tokio 2020 ha supuesto un presupuesto de más de once mil millones de euros. La cita que iba a tener lugar en el país del sol naciente esperaba acoger hasta dos millones de visitas en los 17 días que duraba la competición, lo que suponía un aumento directo de los ingresos japoneses. Por ello la fecha definitiva de su celebración no se conocerá hasta dentro de cuatro semanas, ya que el comité debe evaluar cuál es la mejor época para evitar, en la medida de lo posible, la reducción del PIB del país, que ya se ha visto afectado a consecuencia del coronavirus. En este sentido Thomas Bach, presidente del COI, ha asegurado que “una cancelación no entra en nuestra agenda”.

Entre algunas fechas se barajan los meses de septiembre y octubre de este mismo año, mismo periodo en el que se celebraron los anteriores Juegos Olímpicos de Tokio en 1964. Sin embargo esto no es más que una especulación ya que aún no se cuenta con la seguridad de que para entonces esté controlada la pandemia que actualmente asola el mundo. El segundo escenario podría ser julio del siguiente año, sin embargo esto afecta a otras competiciones de deportes como atletismo, natación o gimnasia, entre otros, que en los años impares celebran sus torneos mundiales. La última opción se sitúa en 2022, que parece ser la cita más perfecta aprovechando que el Mundial de fútbol de Qatar se disputará en diciembre y los Juegos de Invierno en enero.

“A partir de ahora lidiaremos con la incertidumbre de nuestro calendario. Si los Juegos se posponen al verano de 2021 nos afectaría al Mundial que se disputa en Huelva, por lo que para nosotros sería mejor llevarlo a 2022. Nos toca esperar y ver cómo se va a reestructurar todo”, ha concluido Fernando Rivas, entrenador de Carolina Marín.

#Toki02021 en igualdad de condiciones

Los deportistas se encuentran en un punto crítico y muchos son los que ya habían reclamado al COI el aplazamiento de los Juegos. Entre los más afectados se encuentran los pertenecientes a países como Italia, España, Francia, Alemania y Estados Unidos, donde el virus ha llegado más tarde que a los países orientales. Como consecuencia estos atletas no pueden entrenar adecuadamente por el confinamiento establecido por el Gobierno como medida de prevención. En España las federaciones de fútbol, natación, patinaje y triatlón han sido las primeras en hacerse eco a través del hasthag  #Toki02021.

La primera en manifestar sus deseos mediante su cuenta oficial fue la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) Su dirigente, Raúl Chapado, ha puesto de relieve que esta situación ha provocado que los atletas estén sometidos a una importante presión “que no solo no favorece su rendimiento, sino que les generando un estado de preocupación y ansiedad que les afecta física, mental y emocionalmente”, además de encontrarse en una situación de desigualdad con respecto a los deportistas de otros países.

La segunda en unirse a esta decisión fue la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Su presidente, Luis Rubiales, fue el encargado de trasmitir al vicepresidente del Comité Olímpico Español (COE), Juan Antonio Samaranch, el descontento por parte de la organización con la celebración de los Juegos. A esta le siguió la Federación de Natación (RFEN), que defendió la no celebración de la competición abogando los riesgos y desigualdades de los deportistas.

Otras de las federaciones han sido las de Patinaje (RFEP) y triatlón (FETRI) que han asegurado que la situación actual provoca unas consecuencias que impiden que los Juegos se puedan desarrollar con normalidad, alegando que la importancia de mantener la salud y la igualdad de los aficionados y los deportistas.

The following two tabs change content below.

Carla Braojos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *